Non classé

Túnel del Puerto de Miami

Túnel del Puerto de Miami


La empresa JEAN LUTZ, a través de su filial JEAN LUTZ North America, intervino a principios de diciembre de 2011 en la importante obra del futuro túnel del Puerto de Miami.

Esta intervención permitió a nuestros técnicos franceses y americanos instalar nuestra instrumentación de Jet-Grouting en las máquinas del grupo Nicholson Construction.

Un reto económico importante

El Puerto de Miami es el puerto más grande del mundo para el transporte de pasajeros en crucero y uno de los más importantes para el transporte de mercancías. Con unos cuatro millones de pasajeros al año, nueve millones de toneladas de carga y más de un millón de contenedores transitando por sus muelles, su influencia económica se extiende por todo el sureste de Estados Unidos.

La ubicación geográfica de Miami plantea muchos problemas de infraestructura vial, particularmente en el área portuaria constituida por varias islas. La carretera que une los muelles de la Isla Dodge Island con la Interestatal 395 (autopista), obliga principalmente a camiones y autobuses a transitar por una parte del centro urbano, con los consecuentes inconvenientes.

Para resolver este problema se decidió crear un túnel doble de 1,2 km (3.900 pies) entre Dodge Island y Watson Island. En esta última, el túnel desemboca en la MacArthur Causeway, una autopista conectada directamente a la I-395.

Una geología particular

Los túneles se excavaron a un máximo de 36 m (120 pies) bajo el nivel del mar, con un diámetro de 12,5 m (41 pies).

Una de las dificultades en la construcción de esta obra estaba relacionada con la geología de la zona: el subsuelo está formado por bancos de piedra caliza, arena y una capa de rocas porosas (sustrato tipo oolita con presencia de huecos). La empresa Nicholson fue la encargada de rellenar estos espacios utilizando una mezcla específica de lechada y un sistema de perforación sobre pontones de doble contención para evitar la contaminación del canal que separa ambas islas.

Las máquinas perforadoras embarcaron la instrumentación JEAN LUTZ (LT3 y TARALOG Turbojet) para registrar los parámetros durante los trabajos de inyección (Jet-Grouting).